Dislexia: enfermedad, trastorno o algo distinto

A pesar de que la dislexia es un diagnóstico ampliamente usado y que afecta a una parte muy importante de la población infantil, adolece de una falta de definición conceptual. Este artículo analiza aportaciones de la genética molecular, de la investigación neurocognitiva y de la psicología evolucionista, con el fin de ofrecer una reflexión que aporte una comprensión sobre la naturaleza de la dislexia y facilite una ubicación categórica. La genética ha mostrado que la dislexia está vinculada a genes cuantitativos y pleiotrópicos. Además, la dislexia no está vinculada a un solo gen, sino que es poligénica. Otra característica genética es la heterogeneidad, es decir, que las combinaciones genéticas que generan la dislexia pueden ser diversas. El modelo, propuesto recientemente para dar sentido y coherencia a los datos aportados por la genética y la investigación neurocognitiva, se ha denominado modelo de déficit múltiple. Por otra parte, se contempla la escritura como una técnica cultural de invención muy reciente, al tomar en consideración el proceso evolutivo humano. Para afrontar con éxito el aprendizaje de la lectura y la escritura, el cerebro debe adaptar estructuras que fueron diseñadas por el proceso de selección natural para ejercer funciones propias de la especie totalmente ajenas a la lectura. Conclusión. Sobre la base del modelo de déficit múltiple, se analiza la respuesta terapéutica a la medicación estimulante como intervención para mejorar los aspectos nucleares de la dislexia, cuando coinciden dislexia y trastorno por déficit de atención/hiperactividad.
[REV NEUROL 2009; 48 (Supl 2): S63-9]