¿Dónde está la subjetividad en el niño diagnosticado de TDAH?



Desde hace aproximadamente una década el TDAH (Trastorno de falta de Atención e Hiperactividad) frecuenta la consulta del psicólogo infantil. Es habitual que los padres acudan con un listado de conductas del niño y formulen la pregunta: “¿nuestro hijo es un TDAH?”; o bien que expongan la preocupación generada por la maestra al decirles que su hijo posiblemente sea hiperactivo, algo inadvertido por ellos hasta ese momento. 

En todas estas formas de presentación suele haber –no siempre- un denominador común: se observan y enumeran las conductas del niño, cuya suma puede dar como resultado el TDAH. Normalmente se le pide al psicólogo que corrobore el diagnóstico. 

Muy pocas veces se tienen en cuenta los aspectos subjetivos del niño: qué cuenta él mismo de lo que le sucede, cómo se siente, su historia, tanto la versión narrada por sus padres como la suya propia.