Noticia: La sonrisa influiría en el reconocimiento cerebral de expresiones ambiguas

04/11/2013

Aunque los seres humanos deducimos el estado de ánimo de los demás a partir de sus expresiones faciales, existe una amplia variedad de expresiones más ambiguas, como la sonrisa, de las que es difícil suponer el estado emocional que se esconde detrás. Un estudio ha tenido como objetivo fundamental descubrir hasta qué punto la sonrisa sesga el reconocimiento de las expresiones ambiguas, y hace que se identifiquen con la alegría a pesar de estar acompañadas por ojos que expresan claramente otro sentimiento. 

Los autores crearon caras compuestas por bocas sonrientes y ojos que expresaban emociones no alegres, y las compararon con caras en las que tanto bocas como ojos se relacionaban con un mismo tipo de estado emocional. 

En tareas como la detección de rasgos faciales, la influencia de la sonrisa es máxima, hasta el punto de que no se encuentran diferencias entre las expresiones ambiguas y las expresiones genuinas de alegría. Sin embargo, la influencia de la sonrisa desaparece en la evaluación afectiva, es decir, cuando se pide a alguien que valore si la expresión facial es positiva o negativa: la sonrisa puede llevar a tratar una expresión no alegre como alegre, excepto cuando estamos implicados en la evaluación afectiva de dicha expresión. 

Los autores encontraron que la sonrisa domina gran parte de las etapas iniciales del procesamiento cerebral de las caras, hasta el punto de que provoca actividades eléctricas del cerebro similares para expresiones genuinas de alegría y expresiones ambiguas con sonrisas y ojos no alegres. Mediante la medida de movimientos oculares, observaron que una expresión ambigua se confunde y categoriza como alegre si la primera fijación de la mirada cae en el área de la boca sonriente y no en el área de los ojos. 

Calvo MG, Gutiérrez-García A, Avero P, Lundqvist D