Noticia: El sueño diurno podría alterar la actividad genética

18/02/2014

Un estudio reciente afirma que dormir durante el día, una necesidad de los viajeros que padecen desfase horario y de quienes trabajan en turnos de noche, altera los ritmos de una tercera parte de nuestros genes. La investigación contó con la participación de 22 voluntarios jóvenes y sanos que fueron ubicados en un laboratorio de sueño poco iluminado durante tres días. 

El primer día se interrumpió el sueño de los participantes a intervalos regulares para reconfigurar su reloj corporal según su ritmo innato. En el segundo y en el tercer día, los voluntarios comieron y durmieron en un horario de 28 horas, de forma que su periodo de sueño más prolongado fue entre el mediodía y más o menos las 18:30 h. Los investigadores extrajeron muestras de sangre tras tres días para poder observar lo que sucedía con el ritmo de la actividad genética. En el primer día, casi 1.400 genes (alrededor del 6,4% de todos los genes analizados) estaban sincronizados con ese ritmo, pero en los días en que se cambió el sueño, el número de genes vinculados con el reloj corporal se redujo de forma drástica a 228 genes, apenas el 1% de los genes analizados. 

El estudio concluye que esta alteración del sueño podría relacionarse con los resultados de salud negativos asociados con el trabajo en turnos a largo plazo. Estos trabajadores presentan mayor riesgo de obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas, ritmos menstruales alterados y cáncer. 

Archer SN, Laing EE, Möller-Levet CS, Van der Veen DR, Bucca G, Lazar AS, et al.