Noticia: La oxitocina, una vía prometedora en el tratamiento de los déficits sociales asociados al autismo

18/11/2015 

La implicación de la oxitocina en la conducta social de animales y humanos ha llevado a estudiar los efectos de su administración en el comportamiento y cognición social de pacientes con trastornos del espectro autista (TEA), por lo que un reciente estudio ha investigado el potencial terapéutico de la oxitocina en el tratamiento de los déficits sociales de la población con TEA y ha discutido las probables direcciones futuras de los estudios en este campo. 

La mayoría de los estudios que han administrado oxitocina, generalmente por vía intranasal (24 UI), han observado mejoras significativas en el rendimiento social, sin detectar efectos secundarios destacables. No obstante, existen datos contradictorios debido a la heterogeneidad de las variables analizadas por los diferentes estudios, al uso de muestras heterogéneas y pequeñas o a la diferente duración de los tratamientos. 

Las limitaciones relacionadas con la falta de comprensión de los mecanismos de acción de la oxitocina y la diversidad sintomatológica de los TEA dificultan el establecimiento de este péptido como tratamiento de los pacientes autistas. Estudios recientes destacan la conveniencia de explorar el efecto de la combinación del tratamiento de oxitocina con programas conductuales de intervención en habilidades sociales, así como la potenciación de la secreción endógena de oxitocina. 

Según los autores, los efectos de la administración de oxitocina resultan prometedores en relación con el tratamiento de los déficits sociales en individuos con TEA, pero estudios futuros deberían facilitar la comprensión de las vías de acción de la oxitocina y el establecimiento de pautas óptimas de tratamiento. 

Cachafeiro-Espino C, Vale-Martínez AM